Sindrome del túnel carpiano

El dolor y el hormigueo remiten, así como el entumecimiento y en la mayoría de los casos se puede evitar la cirugía. La Quiropráctica corrige las causas, y por eso se experimenta la mejoría.

El síndrome de túnel carpiano es frecuente en personas que utilizan las manos repetitivamente, por razones de estrés laboral como los dentistas, mecánicos, peluqueros, e informáticos y a veces deportistas. Pero también ocurre en otras personas, especialmente en gente con artritis, diabetes, o por retención de líquidos en el embarazo.

La sobreutilización de la muñeca crea cambios inflamatorios y a veces desplazamiento de los huesos pequeños en la muñeca. El nervio mediano que pasa del antebrazo a la mano se ve afectado, así como la circulación arterial. Los músculos del antebrazo también contribuyen al síndrome del túnel carpiano, así como los desarreglos en las cervicales. La razón por la cual las cervicales pueden estar contribuyendo a la causa es que todos los nervios que van al brazo y a la mano tienen su origen en las cervicales.

El túnel carpiano es un estrecho agujero por el cual pasan arterias y nervios con muy poco margen para cualquier cosa que les obstruya. Existe una especie de tejido que es como una pulsera (el retináculo flexor) en la parte anterior de la muñeca, que sujeta los tendones de la zona. El cuidado médico se basa en operar este tejido (la pulsera) cortándola para abrir más paso y de esa forma liberar el nervio.

Hernias de Columna

 

 

Ver Más

Lumbago y Ciática

 



 

Ver Más

Artritis

 





Ver Más

Fibromialgía







Ver Más

Sindrome del túnel carpiano

 

 



Ver Más

Artrosis

 





Ver Más